Grial llegó a la Tierra para preparar una guerra que destruya a su padre, Darkseid. La situación rápidamente crece para involucrar a los ejércitos de Apokolips, al Anti Monitor y al Sindicato del Crimen, y la Liga de Justicia intentando controlar la situación. Justice League: The Darkseid War marca el final de la etapa de Geoff Johns al frente de Justice League y concluye los Nuevos 52 y, debo decirles, es una completa locura.

TAMBORES DE GUERRA

El escritor Geoff Johns fue bastante irregular en Justice League al darle personalidad a sus personajes, en especial en el primer arco donde hizo un pobre trabajo, pero aquí demuestra que sabe lo que hace, con tan sólo un par de viñetas y unas líneas de diálogo define a estos íconos, también la interacción entre ellos resulta divertida recalcando el hecho de que se trata de un equipo que se conoce y trabaja junto.

La Mujer Maravilla es el miembro de la Liga que recibe más atención. Ella narra gran parte de la saga, una elección arriesgada ya que es el personaje que Johns no había logra plasmar correctamente, pero que rinde claros frutos. Finalmente parece que el autor encontró la voz de Diana quien, al ser una diosa, agrega un extra a esta épica.

Diana contra el heteropatriarcado, uno a uno

LOS ACTORES DE LA TRAGEDIA

Los nuevos personajes también brillan: Mr. Miracle es un hombre que ha pasado su vida bajo la bota de la opresión y hará todo lo posible por detener a Darkseid. Sus aventuras reflejan el infierno que es Apokolips y cuan cruel e inhumano es su gobernante.

Mientras Jessica Cruz, quien porta el anillo de Power Ring, debe de lidiar con un miedo que la consume al mismo tiempo que enfrenta una situación imposible, el suyo es uno de los arcos más interesantes.

Del lado del mal tenemos a Darkseid, quien a decir verdad aparece poco. Al principio de la historia presenta esa personalidad fría y calculadora que lo caracteriza, en el momento en que entra en escena sabes que está por encima de la situación, conforme avanza la historia su papel se reduce tristemente a ser otro monstruo que golpea y lanza rayos (mucha gente lanza rayos aquí).

Y esto se debe a que, a pesar del nombre de la historia, nuestro villano principal es Grial, quien pone todo en marcha e impulsa la historia. Aunque me hubiera gustado ver un poco más de su padre, se trata de una enemiga más que digna, es una imparable arma de destrucción, cruel y eficiente, quien aparte de todo recibe una introducción digna de los grandes al enfrentarse a varios miembros de la Liga con bastante éxito.

¡Huevo podrido el último que llegue contra Darkseid!

LA HISTORIA, Y MÁS ALLÁ

De tratarse de otra simple historia de Darkseid invade la tierra, esto habría sido decepcionante, por suerte Johns agrega muchos elementos que vuelven mucho más compleja esta historia. Nos presenta a Grial y al Anti-Monitor como enemigos de Apokolips y coloca a nuestros héroes en medio de este conflicto, haciendo que todo se sienta más grande y épico.

Épico es la palabra adecuada. La verdad es que la historia flaquea bastante, en más de un momento se siente como una de esas secuencias de los Looney Tunes donde Bugs y Elmer se persiguen con cañones cada vez más grandes. Aquí, afortunadamente, en medio toda la absurda  genialidad épica que tus ojos están presenciando no tendrás tiempo de notarlo.

Cada vez que empiezas a cuestionarte algo la trama te arroja algo nuevo ¿Qué ya te aburrió ver pelear al Dios Oscuro y al Anti-Dios? Pues aquí está la personificación de la Muerte ¿Qué eso ya no te basta? Pues ahora la Liga de la Justicia son dioses ¿Quieres más? Bien, tenemos a un ejército de Linternas Verdes, una Amazona malvada y una profecía para aderezar. La historia simplemente no se detiene ¿Todo tiene sentido? Claro que no, pero ¿quién necesita congruencia cuando dioses y súper humanos entran y salen del campo de batalla cada número?

Johns ya trabaja en The Tasmanian Devil War

ARTE BÉLICO

Jason Fabook se encarga de los lápices en 8 de los 11 capítulos de esta historia y es gran parte de la razón por la que funciona tan bien. Para un punto de referencia rápido, imagínense a David Finch si dibujara bien.

Su trazo es perfecto para este tipo de saga. Sus personajes tienen ese aspecto icónico, épico, como mitos griegos vivientes. Sus villanos son enormes y aterradores, monstruos imparables que sólo los héroes pueden detener. Evita caer en la trampa de sacrificar narrativa y dinamismo por la pose heroica, sus personajes siempre están en movimiento, a punto de hacer algo o reaccionando ante cierta situación.

La historia fluye a la perfección en sus manos, pasando de un momento a otro y usando splash pages sólo cuando el momento lo amerita. Y debo agregar que dibuja a la mejor Wonder Woman que he visto en los últimos años.

Brad Anderson se encarga de los colores y hace un buen trabajo. Usa un tono oscuro pero no abrumador u opresivo, con descargas de color en los momentos necesarios (todo el mundo tira rayos en esta saga, todos). Es un coloreado que complementa muy bien el dibujo y el tono de la historia.

– ¡Lanzo rayos de mis ojos! – ¿Ah, sí? Pues yo lanzo rayos de mis manos, aaaargh

DÍA D

Justice League: The Darkseid War es el tipo de cómic que DC debió impulsar al principio de The New 52!, Una historia épica y un tanto ridícula que enfrenta a sus más grandes íconos contra amenazas imparables, ejecutado por un equipo creativo de primera en perfecta sincronía y bien enfocado a lo que esperan lograr.

No es una obra maestra, pero es increíblemente divertida. La trama es floja en muchos momentos y no todo suma como debería, pero eso no evitará que te sientas como un niño cuando veas a Flash tratar de correr más rápido que la muerte.

No sé ustedes, pero a mí esa Liga se ve algo rara


TAL VEZ TE INTERESE | OTROS ARTÍCULOS DE ISAAC



COMPRA JUSTICE LEAGUE: THE DARKSEID WAR EN AMAZON